Lo que la verdad esconde por Ángel Ruíz Cediel

El mundo se estremece ante verdades aparentes, tras las que se esconden los siniestros propósitos de una elite que pretende controlar a todas las sociedades.

Primero fueron esas crudelísimas guerras de la exYugoslavia que diezmaron cualquier oposición al comercio europeo y eliminaron el foco de resistencia ideológica que representaban a la borregización de la sociedad; luego, los atentados de falsa bandera que propiciaron invasiones, matanzas y genocidios que aún hoy perduran en Oriente Medio y Afganistán; a continuación, fueron esas mal llamadas «Primaveras Árabes» que hoy sabemos que escondían los torcidos intereses de quienes ansiaban el control del agua dulce, el petróleo y la posición geoestratégica necesaria para arrinconar contra las cuerdas a Rusia y China; y ahora, al tiempo que levantan un poderoso Escudo Antimisiles contra un enemigo inexistente (a no ser por las consecuencias que se temen como resultas de sus propios actos), llevan ya varios años sometiendo a una matanza a los sirios y han lanzado los albores de otra para los ucranianos, al tiempo que derriban los últimos baluartes de la resistencia moral ciudadana con Femen, Pussy Riots, promoción de la homosexualidad exacerbada, leyes abortistas y legalización de partidos pedófilos en Europa que ya han conseguido sus primeros éxitos para que sea legal convertir a los niños en juguetes sexuales de pervertidos, degenerando así a la sociedad en su conjunto y convirtiéndola en una masa informa de seres sin autoestima ni valores que solamente ansíen el placer estúpido, animal y efímero como sus propias y repugnantes existencias.

En Ucrania, ninguna población se ha rebelado contra el poder, como ninguna población se levantó contra la autoridad que gobernaba en Siria. Es tan absurdo como estúpido creer que un día, de buenas a primeras, por un enfado colectivo de un grupo de personas contra el poder, o aun por un crimen de Estado, puede una población que no tiene apenas para sobrevivir disponer de armas suficientes como frenar en seco a uno de los ejércitos más potentes de Oriente Medio, aviación y Cuerpos de elite incluidos, como si tal cosa. Si alguien es capaz de creer posible tal eventualidad, que corra a un hospital de urgencias o a un psiquiatra de guardia, porque sus funciones cognitivas están seriamente dañadas. Tanto la rebelión de los grupos armados (¡y con lo más moderno!) de Siria como las algaradas de Ucrania, son a todas luces tan genuinas como los atentados del 11-S en New York, los del 11-M en Madrid, la guerra de la exYugoslavia, las Primaveras Árabaes y el bombo y platillo que se les está dando a las Pussy Riot o a las Femen: un simple y puro montaje de la OTAN. Operaciones Gladio, en fin, o flecos de ella.

El control de Siria, a estas alturas se sabe que es una simple cuestión económica y geoestratégica que abarca por igual el paso de los gasoductos de los productores del Golfo Pérsico para llegar a Europa, como lo de Ucrania es más o menos lo mismo, con el añadido del control del trigo, que ahora que ha caído en manos occidentales, y en consecuencia norteamericanas, supone que controlan ya dos tercios de la producción mundial. Un control que llegará al 100% cuando en las próximas fechas caiga Argentina en el saco, ya madura debido a la corrupción. Rusia lo advirtió en su momento y nadie quiso escucharla, a pesar de que acorralarla pudiera poner al mundo al borde de la guerra nuclear, y lo reafirmó cuando fue atacada con tan terrible atentado a las puertas de los Juegos de Sochi, por un grupo mercenario que parece estar financiado por los servicios secretos saudíes, principales valedores y sostenedores, a su vez, de los grupos armados en Siria. Ella es el objetivo, y por eso es en ella en la que se están concentrando los esfuerzos externos con estos movimientos, y los internos con la promoción y difusión internacional de las tonterías que hacen esas personas de escasos o ningún talento, como las Femen o las Pussy Riot.

Al poder, especialmente si es tan siniestro como el que en verdad gobierna el mundo, le conviene una sociedad estulta y simple, incapaz de pensar por sí misma. Desde los medios la manejan y la conducen a absurdos abrevaderos, ocultándola lo importante y embruteciéndola con la exultación de los sentidos y en detrimento de sus valores existenciales. No quieren que la gente piense, no desean individuos capaces de discernir, y en base a información manipulada presentan como bueno lo que es intrínsecamente perverso, tal y como sucede con las Femen, las Pussy Riot y las falsas dialécticas sobre el aborto. Una manipulación que tiene tintes de moda, en la que una estúpida tolerancia degenera el valor de la misma convivencia al eliminar el valor mayor del respeto. ¿Te has dado cuenta de todas estas descerebradas llevan casi siempre pintadas cruces invertidas?… ¿Y acaso no son cruces invertidas el símbolo de muchos de esos grupos pedófilos que tanto están avanzando en la consecución de convertir a la infancia en mera carne de entretenimiento?… Pues lo son, y en la misma Red puedes ver miles de fotografías en las que llevan pintadas estas marionetas del Poder Negro las cruces invertidas, como a poco que te esfuerces verás que los eslóganes de todos estos movimientos tan «espontáneos» tienen curiosamente el mismo símbolo como anagramas: un puño. Siempre he dicho que el que no cree no tiene que demostrarlo: basta con que no lo haga. Pero cuando alguien lleva una cruz invertida, cree… en lo contrario, y tiene por objeto ofender, insultar y contravenir los valores que representa ese mismo símbolo en su posición normal. Y, justamente, lo que reclaman, esos valores y derechos que desean se conviertan en leyes, son justamente coherentes con esas cruces invertidas: puro satanismo. Misma campaña que, como seguramente sabes, ya se desarrolla en muchos medios europeos, bajo el eslogan: «Conoce a Satán».

Cuando escuché por primera vez hace un par de años que unos investigadores italianos en una universidad australiana habían solicitado el aborto… ¡hasta los 9 años del niño!, con el argumento de que hasta esa edad no era un ser consciente, no pude creérmelo. Entonces, pensé que eran simples imbéciles, locos satánicos o personas que habían perdido el juicio; pero estaba equivocado. Aquellos tipejos eran parte de este aquelarre de perversidad que ya se muestra sin caretas, abogando por un mundo infernal que rinda culto a aquel mismo a quien ya advertí que estaba destinado: Satanás. La gran conjura que avisé a la que llegaríamos con el tiempo, meta final de los illuminatti, de los Grupos G, de las grandes corporaciones y todos los movimientos que ha habido en el mundo alentados por los descendientes de las Veinte Dinastías, está llegando a su fin, por lo que se ve, pues que ya no precisan esconderse y hacen la difusión de su credo a través de los canales ordinarios de noticias, pareciendo que ya los controlan todos. Es un hecho. Albert Pike lo dejó escrito en una carta hace más de cien años, advirtiendo que habría tres guerras mundiales, dos cuales han sucedido ya, para después de la tercera, ya con el mundo sumergido en el caos y en el sufrimiento, entregar el Orden a Satán. Sus palabras, proféticas entonces, son ahora nada más que una guía para comprender que definieron exactamente lo ha ocurrido desde entonces, no como si fuera una profecía, sino un siniestro plan de quienes, desde los suelos ajedrezados y las salas entre las columnas de Jaquim y Bohaz, han trazado con escuadras, compases y plomadas una macabra construcción que de albergue al Señor de sus Tinieblas..

El tiempo, por lo que se ve, nos está alcanzando, y en base a argumentos de una debilidad extraordinaria pero reforzados por lo machacón de lo mismo, se está dando por socialmente bueno asuntos tan terriblemente perversos como la tolerancia y el consentimiento de lo que ofende y es aberrante como vecino de credo. Y no lo es ni tiene por qué serlo. Nunca he ido a ofender a alguien exclusivamente, y nadie tiene por qué venir a ofenderme en mi forma de ser o pensar. Eso no es respeto, y ante la falta de respeto la defensa es algo legítimo, un derecho natural, que siempre es más derecho y tiene más privilegios y ascendencia que el derecho legal. A Occidente ya la han corrompido de tal manera que pocos son los que tienen un credo, sea existencial, político o religioso: es nada más que una masa carneril e informe que obedece a los mandados de la moda y los medios. Pero más allá, en Rusia o China, o aun en algunos países árabes, todavía no están demasiado corruptos, y tanto las organizaciones militares más tenebrosas, como la OTAN, como los servicios secretos de los países que ya están al servicio de Satán, están promoviendo y financiando a estos movimientos de perversión social,a fin de contaminarlos y sumarlos a su infernal causa, a la vez que se protegen con escudos antimisiles, por si en un arrebato de legitimidad les da por hacer algo más que elevar protestas. Esto es, en realidad, lo que esa falsa verdad de las noticias esconde.

Fte:http://angelruizcediel.es/rest/loquelaverdadesconde.html

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s