Para Mí Son Enigmas

¿Puede ser la evolución algo más que un juego de azar, un pilla-pilla con los ojos vendados, un emitir sonidos sin sentido tratando de que por pura casualidad coincidan con una palabra reconocible?

Esto es lo que se pregunta en su libro el biólogo J. Scott Turner (The tinkerer’s accomplice, traducido como ‘El cómplice del jugueteador’). Es uno de esos libros que merece la pena leer y que hacen pensar en el cambio que necesita con urgencia la ciencia de la biología. Nada hay tan sobrecogedor como entender la vida de un animal, una planta o una bacteria, observándolo directamente en su medio natural, en su actividad cotidiana, en sus hábitos. Lamentablemente, la teoría de la evolución sigue centrada en el ADN como si fuera el almacén de toda la información importante para ellos, todo surge del ADN y a la vez, solamente el ADN (o el genoma) es quien…

Ver la entrada original 414 palabras más

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s